Bodegas turísticas

Home / Bodegas turísticas

Las provincias de Neuquén y de Río Negro constituyen una de las zonas productoras de vino más australes del mundo, con características ecológicas que le permiten diferenciarse en cuanto a la calidad de sus uvas y vinos. La región posee condiciones de clima ideales para una maduración lenta y prolongada de las uvas, obteniendo una armónica relación entre azúcares y acidez y una buena cantidad de sustancias aromáticas, con una excelente coloración, lo que permite la obtención de caldos de calidad y un buen aspecto visual de los racimos para las uvas de mesa. Estas condiciones se producen por los inviernos fríos, con veranos calurosos durante el día y frescos en la noche, otoños con gran luminosidad, frescos y secos, características ideales para que las uvas expresen, al momento de la cosecha, la mejor calidad tanto para vinos como para mesa.

La provincia de Neuquén tiene una superficie productiva de 3.200 hectáreas ubicada en la zona de San Patricio del Chañar. El proyecto comenzó en 1997, con el objetivo de crear un bloque productivo compacto y moderno, utilizando tecnología de última generación para obtener producciones exportables a los mercados más exigentes, a partir de estándares de calidad homogénea. En dicho año, se plantaron las primeras vides para realizar estudios de suelo y conocer la adaptabilidad de las plantas en la zona. Este emprendimiento consiste en el desarrollo de un campo de secano, característico de la estepa patagónica, aplicando tecnología de punta en sistemas de riego presurizado de alta frecuencia, que permiten su irrigación con agua de deshielo proveniente del río Neuquén.

Del Fin del Mundo

Malma

Familia Schroeder

Secreto Patagónico

Patritti

La historia de la vitivinicultura comenzó poco después de la Campaña del Desierto. Los inmigrantes que llegaron a la región sentaron las bases para desarrollo vitivinícola del valle. Fue Humberto Canale quien profesionalizó la producción, promoviendo estudios para mejorar la calidad e incrementar la producción. De esta forma el Alto Valle de Río Negro, adquirió categoría de terroir específico, por sus características geográficas, geológicas y climáticas.

La región ofrece excelentes características para la producción de vinos, razón por la cual el 90% de las 1372 has. de viñedos que se cultivan actualmente, son de variedades finas. Las cepas son Malbec, Cabernet Sauvignon, Merlot, Riesling, Semillón, Pedro Giménez, Pinot Noir, Torrontés, entre otras.

Los vinos cuentan en general con buena acidez total natural, y buen tenor alcohólico, debido a la amplitud térmica de la zona.

Contacto de bodegas abiertas al turismo:

La Falda Winery and Museum

Humberto Canale

Viñedos Agrestis

Bodegas Turísticas
Project Details

Date: diciembre 7, 2018